15 OCTOBER 1997. COSTA RICA: CLIMATE

"Las condiciones de un episodio cálido del ENOS (El Niño/Oscilación del Sur), conocido popularmente como "El Niño",continuaron intensificándose durante el mes de setiembre. Los índices de la anomalía de temperatura de la superficie del mar (ATSM) y de la presión atmosférica (SOI) que se utilizanpara dar seguimiento al fenómeno mostraron en setiembre valores consistentes con los de un fenómeno en su fase madura. En setiembre pasado, la temperatura superficial del océano Pacífico tropical (TSM) registró valores más altos que el promedio (anomalías positivas) en todo el Pacífico Central y Oriental. La TSM para las áreas del NIÑO3, que corresponde a la zona oceánica que incluye las aguas territoriales de Costa Rica, registró 3.24 C por encima del valor normal. Por cuarto mes consecutivo, el valor mensua l de la temperatura de la superficie del mar, en esa región, ha sido el más alto que se ha registrado en los últimos 47 años. Por otro lado, el Indice de la Oscilación del Sur (IOS), que representa la componente atmosférica del ENOS, continuó por sétimo mes consecutivo presentando valores negativos (fase negativa- característica de la presencia de El Niño); en setiembre alcanzó un valor de -1.5. Las condiciones actuales en cuanto a la evolución del evento son similares a las de los años 1982-1983, aunque el calentamiento actual de las aguas superficiales del océano Pacífico es superior al de esos anos. Hasta ahora 1982-83 era considerado el evento más intenso de este siglo, sin embargo, los valores de los indicadores, en este momento son ya superiores a los observados en la fase madura de ese evento.

La Evolución del Fenómeno y sus Impactos en las Condiciones Climáticas: La principal característica climática de los años ENOS en Costa Rica, es una distribución irregular de la lluvia tanto espacial como temporalmente. Usualmente se observa un déficit de lluvia en la Vertiente Pacífica y un superávit en la Vertiente del Caribe. Otra característica propia de estos años es la ocurrencia de eventos que aportan gran cantidad de precipitación en pocos días, dentro de un patrón d e días secos. En setiembre, en el Valle Central, las lluvias se regularizaron desde principios de mes. En el sector occidental del Valle las lluvias del mes alcanzaron un 20% sobre lo normal, en tanto que en el Valle del Guarco (sector oriental del V alle) solo precipitó un 60% de lo normal, de hecho fue el área del país con menos precipitación en este mes. En el sector de San José las lluvias fueron normales. En Guanacaste, la estación lluviosa se manifestó nuevamente con regularidad a partir del día 18: las lluvias casi alcanzaron el valor normal, en Liberia (90 % del promedio), mientras que en Nicoya alcanzaron solo el 55 %. En el Pacífico Central y Sur, el comportamiento de las lluvias fue deficitario, en la parte norte, Puntarenas registró solo un 40 %de lo normal. En el resto de la región las lluvias fueron casi normales (90 % del promedio). En la Vertiente del Caribe, de acuerdo a lo esperado, se observó una disminución de las lluvias con respecto al mes de agosto. Sobre el sector costero hubo déficits que variaron de un -4% en Limón hasta un -7 0% en Sixaola (muy seco). Unicamente el sector montañoso se mantuvo lluvioso (+15%). En la Zona Norte las lluvias estuvieron en valores cercanos al 80% con respecto a lo normal. Las anomalías climáticas más significativas se observaron en las temperaturas máximas: las estaciones de Alajuela, Liberia, San José, Puntarenas y Limón, que representan diferentes zonas climacticas del país registraron temperaturas de 1.5 - 2.0 C por encima del promedio. Tal y como se esperaba la actividad de ciclones tropicales continuó deprimida durante el mes de setiembre en toda la cuenca del Atlántico, sólo se desarrolló el huracán ERIKA. La última vez que esto ocurrió en un mes de setiembre fue en 1983, precisamente durante el evento de El Niño y es la primera vez desde 1929 que sólo un ciclón se forma durante agosto y setiembre juntos.

Perspectivas: Los resultados de los principales modelos globales indican que el calentamiento en el Pacífico ecuatorial oriental continuará hasta la mitad de 1998, con anomalías ligeramente mayores a 4 C entre diciembre de 1997 y febrero de 1998. Luego vendrá una disminución gradual a partir de marzo de 1998, que llevaría a condiciones normales para el tercer trimestre del año. Sin embargo, las estimaciones de los modelos a más de seis meses pl azo tienen un alto grado de incertidumbre. Estimaciones basadas en análisis de los años en los cuales se dio una evolución similar de las condiciones oceánicas y atmosféricas a la que se ha presentado en 1997, indican que para el último trimestre del año se podría esperar lo siguiente:

Zona Pacífico Norte: Una salida temprana de la estación lluviosa. En Guanacaste, entre la tercera y cuarta semana de octubre, temperaturas medias hasta 1ºC por encima de lo normal.

Zona Pacífico Sur: Las lluvias podrían retirarse a fines de noviembre. La probabilidad de temporales por disturbios tropicales es baja.

Valle Central: En el Valle Central y el Pacífico Central las lluvias podrían retirarse desde la segunda semana de noviembre.

Vertiente del Caribe: En la zona costera, los meses de setiembre a noviembre pueden estar ligeramente por encima del promedio. Diciembre a febrero tenderían a ser menos lluviosos que lo normal.

Zona Norte: Los datos disponibles sobre eventos anteriores indican que en los últimos meses del año en esa región tiende a haber un superávit en la parte de las llanuras de Sarapiquí, Upala), en tanto que la zona montañosa (Zarcero, Ciudad Quesada) y los Chiles muestran déficit. En cuanto a la lluvia acumulada de enero a setiembre de 1997 en el gráfico se observa que la Vertiente del Pacífico sigue estando por debajo de los valores normales. El déficit mayor hasta setiembre lo registra la región del Pacífico Norte (Guanacaste y norte de Puntarenas) cuyo déficit acumulado varía en el orden del 30 al 40% del acumulado en un año normal, seguido por el Pacífico Sur con déficit del orden del 30 al 36%. En la vertiente del Caribe, a pesar de la disminución de las lluvias durante el mes de setiembre, los acumulados siguen mostrando valores por encima de los de un año normal hasta en más de un 50% en algunos lugares.

Resumen: La estación lluviosa seguirá presentando desviaciones respecto a los totales y el número de días secos de un año normal. La distribución de estas desviaciones varía según la region del país. Las estimaciones de estas desviaciones tienen cierto grado de incertidumbre debido a la gran variabilidad que presenta el fenómeno. y la habilidad limitada de los modelos para predecir a más de tres meses plazo. El Instituto Meteorológico continuará analizando las condiciones atmosféricas y oceánicas y emitiendo boletines mensuales sobre la evolución del fenómeno y sus impactos."--El Instituto Meteorológico de Costa Rica.

Back to The 1997 El Niño/Southern Oscillation (ENSO 97-98)